Puente de Noviembre

image-1024x768-Small
EMPEZAMOS!
20 noviembre, 2015
image
Bienvenido Diciembre
1 diciembre, 2015

Puente de Noviembre

la foto (Custom)

El pasado puente de todos los Santos estuvimos en Madrid, teníamos ganas de volver y aprovechando los días libres allá fuimos.

Aprovechamos  para  hacer las típicas visitas como cualquier turista que se precie y pateamos la ciudad casi de arriba a abajo.

Por supuesto no me iba a volver para Galicia sin visitar dos restaurantes a los que les tenia muchas ganas..

La primera noche en Madrid nos acercamos a ver  YAKITORO , el restaurante de Alberto Chicote. Yo no tenía esperanzas de poder cenar allí, ya que había intentado reservar antes de irnos de viaje pero era imposible…

No obstante, era temprano y decidimos entrar igualmente aunque solo pudiésemos tomar algo en la barra, pero a esa hora había sitio para picar algo y me lleve una alegría tremenda!

Nos decantamos por las patatas bravas, boquerones fritos en tempura con aderezo de ñoras dulces, alítas de pollo con miel de caña y un toque de pimientas  y el arroz blanco aliñado con sabores de oriente. Las raciones no son muy grandes pero tampoco son caras por lo  que merece la pena pedir varias cosas para probar.

Lo mejor para mi fueron los postres;  pedimos  yakitoro de marshmallow ( brocheta de nubes a la brasa) y helado de vainilla, aceite de oliva, jengibre y crackers de avellana, para “alucinar pepinillos” como dice Chicote jejeje

 

la foto 2 (Custom) la foto 3 (Custom)

Comida rica, postres de 10! pero lo mejor es que sin imaginarlo tan siquiera, pude conocer a Alberto, no tuvo inconveniente en sacarse una foto (que el mismo sacó) y hacerme feliz, solo por eso mi viaje ya había merecido la pena….

la foto 1 (Custom)

 

 

 

Pero ahí no acaba la cosa!  Antes de regresar a tierras norteñas yo quería conocer también StreetXo, el local más informal de David Muñoz, que se encuentra en la séptima planta del corte inglés de la Calle Serrano. Tuvimos que hacer cola de casi una hora para poder entrar pero se me pasó volando.

Es un local muy diferente a lo que solemos entender como restaurante, no es para nada tranquilo, es un concepto completamente opuesto, allí la música está bastante alta, los fogones a todo gas y todo el mundo moviéndose de un lado para otro.

Hay muy pocas mesas y acomodan a casi todos los comensales en la barra asignándoles un número,  y son los propios cocineros los que toman nota de lo que quieres comer. Es una pasada, ver en directo como trabajan, con muchísima coordinación y  rapidez, pero sobre todo se nota que están a gusto y que aman su trabajo porque hasta tenían momentos para bromear entre ellos.

No os voy a especificar lo que comimos porque son nombres larguísimos , os voy a resumir en que eran una especie de lasagña, por otro lado unos choquitos mini, y un sandwich “club”, aunque en las fotos no lo parezca jajaja. Todo muy rico pero quizá demasiado especiado( fuerte influencia asiática) para mi gusto, son sabores fuertes, picantes, una explosión de sabores y texturas en boca pero que no deja indiferente a nadie. El único fallo quizá; pues que no hay postre.. pero bueno a la salida del restaurante está la  heladería  Rocambolesc , bajo la firma de Jordi Roca y su esposa donde puedes acabar la cena con un exquisito helado.

la foto (1) (Custom) la foto (Custom)

Las vacaciones como bien sabréis a veces te dejan más cansado que cuando te vas , pero yo volví a casa con muy buen sabor de boca…Espero volver pronto!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *